SOFALIZACION DE LA MISA

SOFALIZACION DE LA MISA

Las materias a impartir son Introducción a la Liturgia, Asamblea Animación Litúrgica, Introducción al Año Litúrgico y los exponentes serán los sacerdotes Marcelino Delfín Poso, Víctor Ortega, Francisco Galo y Leonardo García Aviña.

SE LLEVARÁ A CABO EL SEMINARIO INTERNACIONAL SOBRE LA SANTIDAD EN EL SIGLO XX

SE LLEVARÁ A CABO EL SEMINARIO INTERNACIONAL SOBRE LA SANTIDAD EN EL SIGLO XX

Del 17 al 31 de octubre, todos los sábados de forma virtual, se llevará a cabo el seminario Internacional sobre la Santidad en el siglo XX, organizado por la Academia Latinoamericana de Líderes Católicos junto a instituciones eclesiales de América Latina. Entre los exponentes: familiares y amigos de Teresa de Calcuta y Oscar Romero.

Con el objetivo de presentar la vida de cristianos contemporáneos de distintas realidades a través de testimonios personales de familiares o amigos que los conocieron y trataron directamente, se ha lanzado la iniciativa del seminario internacional sobre la santidad en el siglo XX, los organizadores son: la Academia Latinoamericana de Líderes Católicos junto a instituciones eclesiales de América Latina como los arzobispados de Guatemala y Montevideo, la Sociedad de San Vicente de Paul de Brasil y la Comisión Nacional de Justicia y Paz de Argentina.

Expositores:

Entre los expositores se encuentra Monseñor Carlos Castillo, arzobispo de Lima (Perú); Monseñor Tommaso Cascianelli, obispo de Irecê (Brasil), el P. Armand Puig, rector del Pontificio Ateneo Universitario de Barcelona (España), el Cardenal Daniel Sturla, arzobispo de Montevideo; Monseñor Gonzalo de Villa, arzobispo de Guatemala; Luis Alfredo Díaz, cantautor de música religiosa, así como familiares y amigos de Teresa de Calcuta, Oscar Romero, Piergiorgio Frassati, Chiara Badano, Antonio Gaudi, Enrique Shaw, entre otros.

El Seminario ofrecerá la oportunidad de conversar con testigos y amigos de santos como la sobrina del Beato Piergiorgio Frassati (Italia); la hija del beato Enrique Shaw (Argentina); el confesor de Santa Dulce de los Pobres (Brasil); uno de los acólitos del beato mártir P. Sandro Dordi (Perú) o uno de los colaboradores de San Oscar Romero (El Salvador), entre otros.

 

Fuente: https://www.vaticannews.va/es/iglesia/news/2020-10/papa-francisco-seminario-internacional-santidad.html

Para participar, debe inscribirse en la página http://www.liderescatolicos.net/santidad/

SANTIAGO, APÓSTOL, PATRONO DE ESPAÑA, Solemnidad 2019

SANTIAGO, APÓSTOL, PATRONO DE ESPAÑA, Solemnidad 2019

PRIMERA LECTURA DE LA MISA

El rey Herodes hizo pasar a cuchillo a Santiago

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 4, 33;5, 12. 27-33;12, 2

En aquellos días, los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús con mucho valor y hacían muchos signos y prodigios en medio del pueblo. Los condujeron a presencia del Sanedrín y el sumo sacerdote los interrogó: -«¿No os habíamos prohibido formalmente enseñar en nombre de ése? En cambio, habéis llenado Jerusalén con vuestra enseñanza y queréis hacernos responsables de la sangre de ese hombre.» Pedro y los apóstoles replicaron: -«Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres. El Dios de nuestros padres resucitó a Jesús, a quien vosotros matasteis, colgándolo de un madero. La diestra de Dios lo exaltó, haciéndolo jefe y salvador, para otorgarle a Israel la conversión con el perdón de los pecados. Testigos de esto somos nosotros y el Espíritu Santo, que Dios da a los que le obedecen.» Esta respuesta los exasperó, y decidieron acabar con ellos. Más tarde, el rey Herodes hizo pasar a cuchillo a Santiago, hermano de Juan.

SALMO RESPONSORIAL

Salmo responsorial Sal 66, 2-3. 5. 7-8 (R.: 4)

R. Oh Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben.
El Señor tenga piedad y nos bendiga,
ilumine su rostro sobre nosotros;
conozca la tierra tus caminos, todos los pueblos tu salvación. R.
Que canten de alegría las naciones, porque riges el mundo con justicia, riges los
pueblos con rectitud y gobiernas las naciones de la tierra. R.
La tierra ha dado su fruto, nos bendice el Señor, nuestro Dios. Que Dios nos
bendiga;que le teman hasta los confines del orbe. R.

SEGUNDA LECTURA DE LA MISA

Llevamos en el cuerpo la muerte de Jesús

Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a los Corintios 4, 7-15

Hermanos: El tesoro del ministerio lo llevamos en vasijas de barro para que se vea que una fuerza tan extraordinaria es de Dios y no proviene de nosotros. Nos aprietan por todos lados, pero no nos aplastan;estamos apurados, pero no desesperados;acosados, pero no abandonados;nos derriban, pero no nos rematan;en toda ocasión y por todas partes, llevamos en el cuerpo la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestro cuerpo. Mientras vivimos, continuamente nos están entregando a la muerte, por causa de Jesús;para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal. Así, la muerte está actuando en nosotros, y la vida en vosotros. Teniendo el mismo espíritu de fe, según lo que está escrito: «Creí, por eso hablé», también nosotros creemos y por eso hablamos;sabiendo que quien resucitó al Señor Jesús también con Jesús nos resucitará y nos hará estar con vosotros. Todo es para vuestro bien. Cuantos más reciban la gracia, mayor será el agradecimiento, para gloria de Dios.

Aclamación del Evangelio

Aleluya

Astro brillante de España, apóstol Santiago, tu cuerpo descansa en la paz, tu gloria
pervive entre nosotros.

EVANGELIO DE LA MISA

Mi cáliz lo beberéis

Lectura del santo evangelio según san Mateo 20, 20-28

En aquel tiempo, se acercó a Jesús la madre de los Zebedeos con sus hijos y se postró para hacerle una petición. Él le preguntó: -¿«Qué deseas?» Ella contestó: -«Ordena que estos dos hijos míos se sienten en tu reino, uno a tu derecha y el otro a tu izquierda.» Pero Jesús replicó: -«No sabéis lo que pedís. ¿Sois capaces de beber el cáliz que yo he de beber?» Contestaron: -«Lo somos.» Él les dijo: -«Mi cáliz lo beberéis;pero el puesto a mi derecha o a mi izquierda no me toca a mí concederlo, es para aquellos para quienes lo tiene reservado mi Padre.» Los otros diez, que lo habían oído, se indignaron contra los dos hermanos. Pero Jesús, reuniéndolos, les dijo: -«Sabéis que los jefes de los pueblos los tiranizan y que los grandes los oprimen. No será así entre vosotros: el que quiera ser grande entre vosotros, que sea vuestro servidor, y el que quiera ser primero entre vosotros, que sea vuestro esclavo. Igual que el Hijo del hombre no ha venido para que le sirvan, sino para servir y dar su vida en rescate por muchos.»

  • JUEVES DE LA DÉCIMO SEXTA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO 2019:

    Tiempo Ordinario.

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    El Señor bajará al monte Sinaí a la vista del pueblo

    Lectura del libro del Éxodo 19, 1-2. 9-11. 16-20b

    Aquel día, a los tres meses de salir de Egipto, los israelitas llegaron al desierto de
    Sinaí;saliendo de Rafidim llegaron al desierto de Sinaí y acamparon allí, frente al
    monte.
    El Señor dijo a Moisés: Voy a acercarme a ti en una nube espesa, para que el pueblo
    pueda escuchar lo que te digo, y te crea en adelante.
    Moisés comunicó al Señor lo que el pueblo había dicho.
    Y el Señor le dijo: Vuelve a tu pueblo, purifícalos hoy y mañana, que se laven la
    ropa y estén preparados para pasado mañana;pues el Señor bajará al monte Sinaí
    a la vista del pueblo.
    Al tercer día, al rayar el alba, hubo truenos y relámpagos y una densa nube sobre el
    monte y un poderoso resonar de trompeta;y todo el pueblo que estaba en el
    campamento se echó a temblar.
    Moisés hizo salir al pueblo del campamento para ir al encuentro de Dios y se
    detuvieron al pie del monte.
    Todo el Sinaí humeaba, porque el Señor había descendido sobre él en forma de
    fuego.
    Subía el humo como de un horno, y todo el monte retemblaba con violencia.
    El sonar de la trompeta se hacía cada vez más fuerte;Moisés hablaba y Dios le
    respondía con el trueno.
    El Señor bajó al monte Sinaí, a la cumbre del monte, y llamó a Moisés a la cima de la
    montaña.

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Dn 3, 52. 53. 54. 55. 56

    V/. Bendito eres, Señor, Dios de nuestros padres.
    R/. A ti gloria y alabanza por los siglos.
    V/. Bendito tu nombre santo y glorioso: R/.
    V/. Bendito eres en el templo de tu santa gloria: R/.
    V/. Bendito eres sobre el trono de tu reino: R/.
    V/. Bendito eres tú, que, sentado sobre querubines, sondeas los abismos: R/.
    V/. Bendito eres en la bóveda del cielo: R/.

    EVANGELIO DE LA MISA

    A vosotros se os ha concedido conocer los secretos del Reino de los Cielos y a ellos no

    Lectura del santo Evangelio según San Mateo 13, 10-17

    En aquel tiempo, se acercaron a Jesús los discípulos y le preguntaron: ¿Por qué les
    hablas en parábolas? El les contestó: A vosotros se os ha concedido conocer los
    secretos del Reino de los Cielos y a ellos no.
    Porque al que tiene se le dará y tendrá de sobra, y al que no tiene, se le quitará hasta
    lo que tiene.
    Por eso les hablo en parábolas, porque miran sin ver y escuchan sin oír ni entender.
    Así se cumplirá en ellos la profecía de Isaías: «Oiréis con los oídos sin entender;
    miraréis con los ojos sin ver;porque está embotado el corazón de este pueblo, son
    duros de oído, han cerrado los ojos;para no ver con los ojos, ni oír con los oídos,
    ni entender con el corazón, ni convertirse para que yo los cure».
    Dichosos vuestros ojos porque ven y vuestros oídos porque oyen.
    Os aseguro que muchos profetas y justos desearon ver lo que veis vosotros y no lo
    vieron, y oír lo que oís y no lo oyeron.

MIÉRCOLES DE LA DÉCIMO SEXTA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO 2019

MIÉRCOLES DE LA DÉCIMO SEXTA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO 2019

Tiempo Ordinario.

PRIMERA LECTURA DE LA MISA

Yo haré llover pan del cielo.

Lectura del libro del Éxodo 16, 1-5. 9-15

Toda la comunidad de Israel partió de Elim y llegó al desierto de Sin, entre Elim y
Sinaí, el día quince del segundo mes después de salir de Egipto.
La comunidad de los israelitas protestó contra Moisés y Aarón en el desierto
diciendo: ¡Ojalá hubiéramos muerto a manos del Señor en Egipto, cuando nos
sentábamos alrededor de la olla de carne y comíamos pan hasta hartarnos! .
Nos habéis sacado a este desierto para matar de hambre a toda la comunidad.
El Señor dijo a Moisés: Yo haré llover pan del cielo: que el pueblo salga a recoger la
ración de cada día;lo pondré a prueba a ver si guarda mi ley o no.
El día sexto prepararán lo que hayan recogido, y será el doble de lo que recogen a
diario.
Moisés dijo a Aarón: Di a la comunidad de los israelitas: «Acercaos al Señor, que ha
escuchado vuestras murmuraciones».
Mientras Aarón hablaba a la asamblea, ellos se volvieron hacia el desierto y vieron
la gloria del Señor que aparecía en una nube.
El Señor dijo a Moisés: He oído las murmuraciones de los israelitas.
Diles de mi parte: «Al atardecer comeréis carne, por la mañana os hartaréis de pan;
para que sepáis que yo soy el Señor Dios vuestro».
Por la tarde una bandada de codornices cubrió todo el campamento;por la mañana
había una capa de rocío alrededor de él.
Cuando se evaporó la capa de rocío, apareció en la superficie del desierto un polvo
parecido a la escarcha.
Al verlo, los israelitas se dijeron: ¿Qué es esto? Pues no sabían lo que era.
Moisés les dijo: Es el pan que el Señor os da de comer.

SALMO RESPONSORIAL

Salmo responsorial Sal 77, 18─19. 23─24. 25─26. 27─28

V/. El Señor les dio pan del cielo.
R/. El Señor les dio pan del cielo.
V/. Tentaron a Dios en sus corazones, pidiendo una comida a su gusto;hablaron
contra Dios: «¿Podrá Dios preparar una mesa en el desierto? ». R/.
V/. Pero dio orden a las altas nubes, abrió las compuertas del cielo: hizo llover
sobre ellos maná, les dio un trigo celeste. R/.
V/. Y el hombre comió pan de ángeles, les mandó provisiones hasta la hartura.
Hizo soplar desde el cielo el Levante, y dirigió con su fuerza el viento Sur. R/.
V/. Hizo llover carne como una polvareda, y volátiles como arena del mar;los
hizo caer en mitad del campamento, alrededor de sus tiendas. R/.

EVANGELIO DE LA MISA

Cayó en tierra buena y dio grano

Lectura del santo Evangelio según San Mateo 13, 1-9

Aquel día, salió Jesús de casa y se sentó junto al lago.
Acudió tanta gente, que tuvo que subirse a una barca;se sentó y la gente se quedó
de pie en la oril1a.
Les habló mucho rato en parábolas: Salió el sembrador a sembrar.
Al sembrar, un poco cayó al borde del camino;vinieron los pájaros y se lo
comieron;Otro poco cayó en terreno pedregoso, donde apenas tenia tierra;como
la tierra no era profunda, brotó enseguida;pero en cuanto salió el sol, se abrasó, y
por falta de raíz se secó.
Otro poco cayó entre zarzas, que crecieron y lo ahogaron.
El resto cayó en tierra buena y dio grano: unos, ciento;otros, sesenta;otros, treinta.
El que tenga oídos, que oiga.

Santa Brígida, religiosa 2019

Santa Brígida, religiosa 2019

PRIMERA LECTURA DE LA MISA

Ga 2, 19-20

SALMO RESPONSORIAL

Salmo Responsorial Sal 33, 2-3. 4-5. 6-7. 8-9. 10-11

EVANGELIO DE LA MISA

Jn 15, 1-8

Notas

  • MARTES DE LA DÉCIMO SEXTA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO 2019:

    Tiempo Ordinario.

    PRIMERA LECTURA DE LA MISA

    Los israelitas entraron en medio del mar a pie enjuto

    Lectura del libro del Éxodo 14, 21—15, 1

    En aquellos días, Moisés extendió su mano sobre el mar, y el Señor hizo soplar
    durante toda la noche un fuerte viento del Este que secó el mar y se dividieron
    las aguas. Los israelitas entraron en medio del mar a pie enjuto, mientras que las
    aguas formaban muralla a derecha e izquierda. Los egipcios se lanzaron en su
    persecución, entrando tras ellos en medio del mar, todos los caballos del Faraón y
    los carros con sus guerreros.
    Mientras velaban al amanecer, miró el Señor al campamento egipcio desde la
    columna de fuego y nube y sembró el pánico en el campamento egipcio.
    Trabó las ruedas de sus carros y las hizo avanzar pesadamente.
    Y dijo Egipto: —Huyamos de Israel, porque el Señor lucha en su favor contra
    Egipto.
    Dijo el Señor a Moisés: —Extiende tu mano sobre el mar y vuelvan las aguas sobre
    los egipcios, sus carros y sus jinetes.
    Y extendió Moisés su mano sobre el mar;y al amanecer volvía el mar a su curso de
    siempre. Los egipcios huyendo iban a su encuentro y el Señor derribó a los
    egipcios en medio del mar.
    Y volvieron las aguas y cubrieron los carros, los jinetes y todo el ejército del Faraón,
    que lo había seguido por el mar.
    Ni uno solo se salvó.
    Pero los hijos de Israel caminaban por lo seco en medio del mar;las aguas les hacían
    de muralla a derecha e izquierda.
    Aquel día salvó el Señor a Israel de las manos de Egipto.
    Israel vio a los egipcios muertos, en la orilla del mar.
    Israel vio la mano grande del Señor obrando contra los egipcios, y el pueblo temió
    al Señor y creyó en el Señor y en Moisés, su siervo.
    Entonces Moisés y los hijos de Israel cantaron un cántico al Señor.

    SALMO RESPONSORIAL

    Salmo responsorial Ex 15, 8-9. 10 y 12. 17 , 17.

    V/. Cantemos al Señor: sublime es su victoria.
    R/. Cantemos al Señor: sublime es su victoria.
    V/. Al soplo de tu nariz se amontonaron las aguas, las corrientes se alzaron como
    un dique, las olas se cuajaron en el mar.
    Decía el enemigo: «Los perseguiré y los alcanzaré, repartiré el botín, se saciará mi
    codicia, empuñaré la espada, los agarrará mi mano». R/.
    V/. Pero sopló tu aliento y los cubrió el mar, se hundieron como plomo en las
    aguas formidables.
    Extendiste tu diestra: se los tragó la tierra. R/.
    V/. Lo introduces y lo plantas en el monte de tu heredad, lugar del que hiciste tu
    trono, Señor, santuario, Señor, que fundaron tus manos. R/.

    EVANGELIO DE LA MISA

    Señalando con la mano a los discípulos, dijo: Estos son mi madre y mis hermanos

    Lectura del santo Evangelio según San Mateo 12, 46-50

    En aquel tiempo, estaba Jesús hablando a la gente, cuando su madre y sus
    hermanos se presentaron fuera, tratando de hablar con él.
    Uno se lo avisó: Oye, tu madre y tus hermanos están fuera y quieren hablar contigo.
    Pero él contestó al que le avisaba: ¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos
    ? Y señalando con la mano a los discípulos, dijo: Estos son mi madre y mis
    hermanos.
    El que cumple la voluntad de mi Padre del cielo, ése es mi hermano y mi hermana y
    mi madre.